Administración Basada en Evidencias: Una cultura de la verdad

Existe un nuevo estilo de administración llamado “Administración Basada en Evidencias”. Ya los programas ISO empezaron a manejar elementos de rastreo de los hechos que determinan los acontecimientos en una organización ya que la necesidad de darle importancia a las evidencias surge de lo más oscuro de la naturaleza humana de ocultar la verdad.

Las personas ocultan la verdad de forma consciente e inconsciente. La primera es la que se conoce como mentir y tiene causas, formas y efectos muy amplios. Pero las ideas preconcebidas, paradigmas y prejuicios producen también ocultamiento inconsciente de la verdad. La simple negligencia de no interesarse en los hechos reales que suceden a diario produce un ambiente de abstracción crónica en las organizaciones y motiva a sus integrantes a mentir, ocultar y engañar por cualquier razón.

Cuando ocupaba una gerencia en JEM Equipment, algo que me llamaba la atención del dueño norteamericano, era su afán de siempre descubrir la verdad de cualquier hecho, en especial de los errores cometidos. Mentirle a Finn Fahey era pecado capital en esa organización, ni siquiera una media verdad era aceptable.

En mi tiempo trabajando en esa empresa aprendí a darle prioridad a las evidencias de forma práctica. Recuerdo un procedimiento por el que se entregaba material a las líneas de producción. Se llenaba una forma en la que se anotaba la información que describía el surtido de los materiales como códigos, descripciones, orden de producción y cantidades. En una ocasión tuve que implantar la política de evidencia prohibiendo el uso de corrector en esas formas de entrega de material, práctica que se había adoptado porque las hojas estaban foliadas y no se podían destruir, de modo que para no cancelarlas y desperdiciarlas se corregían los errores de escritura para que los datos se pudieran leer con claridad; era buena la intención de entregar papeles limpios pero la evidencia de los errores cometidos era borrada. No faltó el momento en que alguien quisiera salvar su pellejo o evitar un regaño simplemente borrando y corrigiendo un error. En aquella ocasión les dije a mis subordinados como mi papá nos decía a mis hermanas y a mi de niños: “prefiero que me digan la verdad porque así podemos arreglar el problema con mayor facilidad”, les ordené también: “no tapen el error, aunque se vea feo mejor táchenlo con una cruz, de modo que podamos ver qué fue lo que se corrigió y rastrear los hechos que dieron lugar a cualquier problema que llegara a surgir”. Se trataba de encontrar la verdad fácilmente.

La Administración por Evidencias es una cultura de la verdad. Las organizaciones, los gobiernos y las familias la necesitan, enseña cinco principios básicos:

1. Enfrentar los hechos y construir una cultura en la que la gente sea motivada a siempre decir la verdad, aunque sea desagradable.
2. Comprometerse a tomar decisiones basadas en hechos, lo que significa obtener las mejores evidencias para guiar las acciones.
3. Tratar a la organización como un producto en proceso y motivar la experimentación y el aprendizaje por medio de la práctica.
4. Buscar los riesgos y posibles contratiempos en cualquier idea o recomendación ya que aun la mejor medicina tiene efectos secundarios.
5. Evitar basar decisiones sobre creencias firmes pero no comprobadas, formas de hacer las cosas en el pasado o seguir ciegamente lo que otros supuestamente exitosos han hecho.

Seguramente usted conoce el contraste de la Administración por Evidencias, es una oficina o planta donde prevalecen el chisme, la mentira, la traición y la ley de “el que tiene más saliva come más pinole”.

Sr. o Sra. líder, jefe, patrón o gerente: no vaya a cometer el grave error de responsabilizar de la cultura de verdad o mentira en su organización a sus empleados y colaboradores. Usted es el primer responsable. La única manera de que un equipo de trabajo apoye una Administración Basada en Evidencias es si usted la promueve de una manera agresiva, incansable e intransigente.

Busque la verdad y verá como las palabras de Jesucristo toman especial relevancia: “Conocerán la verdad y la verdad los hará libres”.

Hasta la próxima.

Share

Es socio de Auval. Egresado del CETYS, Asesor Financiero Patrimonial, New York Life, Consultor Asociado, Aras Consultores. Profesor Universitario.

Un comentario en “Administración Basada en Evidencias: Una cultura de la verdad
  1. Julio García del Junco dice:

    Me ha gustado mucho y me ha dado ideas para hacer nuevos planteamientos de la Administración Basada en la Evidencia.
    Muchas gracias.
    Saludos,

    Julio García de Junco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.