Como quitarle un dulce a un niño… Y el niño fui yo.

Acabo de ser víctima de un par de embaucadoras.  No me leyeron el futuro, ni me vendieron una cura milagrosa. No. Me engatusaron y supongo que alteraron una grabación para cargarme un seguro de alguna cosa a la tarjeta de crédito.

La mecánica es esta: llaman diciendo que representan a Mastercard (supongo que lo harán también con Visa o American Express). Me dicen, sin que yo se los dé, la mayoría de los datos de la tarjeta, y mi nombre como aparece en ella. Hasta tienen mi dirección. Me da sus datos de contacto, incluyendo el teléfono. Quieren hacer una encuesta para revisar si estoy conforme con el servicio. De hecho, tengo una queja. Juran que la resolverán, me devolverán el dinero, y se disculpan profusamente.  Es todo tan bello que me están alegrando el día.

De repente, me pasan a «otra área» y empiezan a hacer preguntas incómodas, incluyendo el número confidencial. Quieren que deje las preguntas para el final, donde supongo que las editarán (para el caso,supongo que las pueden editar de la mitad de la grabación, donde las hice). Repito al menos cinco veces que no quiero comprar nada, y me repiten que me harán un reembolso, no un cargo. Las cifras que me dan no corresponden con mi problema. Me dicen que no me preocupe, que su compañera tiene las correctas y que el reembolso se hará por partes, así que ella sólo me está dando la parte que le corresponde a su área. Tengo un mal presentimiento de esto, pero ya estoy confundido y ya me sacaron la información confidencial.

Cuelgo, llamo al teléfono que me dieron, y es de un seguro de un banco. Llamo al banco. No conocen ni a Carolina Carrillo ni a Irene Rojas (quizá ni siquiera se llamen así). Llamo para cancelar mi tarjeta, y me piden que llame mañana para dar seguimiento porque hay un cargo pendiente de aplicar del día de hoy. Yo no he usado la tarjeta desde el mes pasado. Mi día ya no es tan bello y alegre como hace un rato.

Moraleja: Si les hablan preguntando cualquier dato de sus tarjetas de crédito, aquí está la manera correcta de manejarlo de acuerdo con Odette Zolozabal, que trabajó en un banco en el área de alta seguridad. «Siempre debes contestar ‘NO’, ni una palabra más y colgar como máximo al tercer ‘NO’. Si les agradeces lo toman como a favor de ellos y sólo es buscarte problemas. Ni los bancos ni las marcas como MASTER CARD, VISA O AMEX te piden nunca tus numeros confidenciales.»

¡Gracias, Odette!

También pueden dar de alta su teléfono en la CONDUSEF, para que prohíba que los llamen para venderles productos bancarios. El registro se activa 45 días después de que se dan de alta, dura dos años, y si les hablan para venderles algo, los pueden reportar dando el día, hora, nombre de quien llama, banco y producto que les vende, y multan al que llamó. Se puede hacer en línea en http://portalif.condusef.gob.mx:8060/reus/jsp/index.jsp o por teléfono, llamando del teléfono que se quiere bloquear, al 01 800 999 80 80.

Share
Acerca de

Armando Franco tiene amplia experiencia en las áreas de sistemas, compras y proyectos. Cuenta con una Maestría en Administración de Tecnologías de Información, y las certificaciones Certified Purchasing Manager, Microsoft Office 2010 Specialist, Expert y Master.

Etiquetado con:
0 Comentarios en “Como quitarle un dulce a un niño… Y el niño fui yo.
2 Pings/Trackbacks para "Como quitarle un dulce a un niño… Y el niño fui yo."
  1. […] sábado a las 8:00 am, una o dos semanas después de los eventos relatados en el artículo del fraude y su resolución, recibí la siguiente llamada de un teléfono que el identificador de llamadas […]

  2. […] ← Como quitarle un dulce a un niño… Y el niño fui yo. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.