La depresión, un flagelo para la productividad.

En mi trabajo, he notado síntomas de depresión y tratado de ayudar en tres ocasiones, en personas que se volvieron defensivas e irritables en su trabajo. La primera fue a una muchacha a la que le sugerí un test. Lo hizo, buscó ayuda y me agradeció la sugerencia. La segunda fue a un empleado al que la empresa decidió pagarle un tratamiento de cinco sesiones con un psicólogo, y que sólo fue a dos. Finalmente, fue despedido. La tercera persona se fue a quejar con mi jefe, entre otras cosas, de que yo estaba insinuando que estaba loco, y que por lo tanto no podía trabajar conmigo. Renunció poco después, y me enseñó una valiosa lección : la depresión, por ser enfermedad mental, viene acompañada de un fuerte estigma social. Por eso conviene manejar estas situaciones con apoyo de Recursos Humanos, y mucho tacto.

La depresión es un trastorno que hace que la persona que lo padece se vuelva completamente pesimista, y pierda la esperanza. Esto se traduce en desánimo, una baja del desempeño laboral, y un cambio de conducta hacia la negatividad. La persona puede mostrarse irritable y gruñona, apática o mostrar emociones que pueden incluso costarle el empleo.

Para ver qué tan grave es el problema, encontré dos artículos publicados en el 2010. El periódico El Universal publicó un artículo donde afirma que aumentará «la depresión social; es decir, un desánimo por la vida productiva y la organización».  En el mismo año, la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH, por sus siglas en inglés), presentó un informe donde afirma que «la prevalencia de la depresión en México es del 12.8%».

Como mencionaba al inicio de este artículo, hay algunos lugares en línea donde se pueden practicar exámenes gratuitos para diagnosticar la depresión, y al buscar «test de depresión» o «depresión zung» nos dará resultados como este sitio, donde se puede hacer un autodiagnóstico que se envía por correo electrónico.

Lo más triste de la depresión, es que aunque es tratable, y la gente que la padece y la que la rodea no tiene que sufrir por ella, la mayoría de las personas que la presenta no recibe atención adecuada, sea por desconocimiento o falta de recursos.

Share
Acerca de

Armando Franco tiene amplia experiencia en las áreas de sistemas, compras y proyectos. Cuenta con una Maestría en Administración de Tecnologías de Información, y las certificaciones Certified Purchasing Manager, Microsoft Office 2010 Specialist, Expert y Master.

Etiquetado con: , ,
0 Comentarios en “La depresión, un flagelo para la productividad.
1 Pings/Trackbacks para "La depresión, un flagelo para la productividad."
  1. […] comenté en un artículo anteriormente, por sugerirle buscar ayuda psicológica a una persona que pensé que estaba deprimida fui […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.